Fotografía de familias en Valencia

A todos nos gusta tener miles de fotos del día a día con nuestras familias. Pero, ¿cuantas de esas fotos acabamos enmarcando o pasando a un álbum? Ya os lo digo yo, menos de las que deberíamos. Se quedan ahí, en nuestros discos duros, y raras veces las vemos. Llamadme nostálgica, pero creo que se ha perdido gran parte de lo bonito que tenía reunirse para ver fotos antiguas.

Por eso siempre digo que contratar a un fotógrafo para hacerse una sesión de fotos familiar es una inversión… Invertimos en recuerdos. En fotos entrañables que nos encantará ver pasados los años y se convertirán en nuestros pequeños tesoros.

Nuestros hijos no volverán a ser tan pequeños. Nuestras familias, sean como sean, seguirán creciendo, evolucionando, y quizá, cuando nos demos cuenta, sea demasiado tarde para arrepentirnos de no habernos parado un segundo a hacer aquella foto. La memoria es frágil. Las imágenes perduran en el tiempo.

Regalos que valen oro

La sesión de la que vengo a hablaros hoy fue un regalo muy especial que les hicieron unos amigos en el día de su boda. Además, esta familia no vive en Valencia, pero al tener familiares aquí vienen a menudo. Así que se pusieron en contacto conmigo para concretar día y hora para la sesión.

Quedamos en unos de los jardines mas emblemáticos de Valencia, los Jardines del Real. Pocos lugares hay en Valencia tan bonitos y con tantos rincones espectaculares, como este. Además, cuando hago sesiones con familias con niños pequeños, siempre intento plantearlo de manera lúdica. Bien llevando mis propios cacharritos para entretenerlos. O bien, yendo a lugares donde puedan esparcirse en un parque si llega el momento en el que se agobien. Hay que pensar en todas las posibilidades.

Estuvimos unas horas paseando por el inmenso parque de Viveros, como se le conoce popularmente, y pasamos una mañana súper divertida, en la que los peques se portaron de maravilla y salieron instantáneas tan bonitas y auténticas como las que os voy a enseñar ahora.

Fue un placer conoceros… ¡Sois una familia con mucha química!

fotografía-familias-valencia fotografía-familias-valencia fotografía-familias-valencia fotografía-familias-valenciafotografía-familias-valencia fotografía-familias-valencia

Si queréis atesorar vuestros propios recuerdos y os apetece una sesión familiar como esta, podéis escribirme por mensaje privado en Instagram o Facebook o mandarme un mail a hola@anouklatorrefotografia.com

Sesión familiar Herminia y Santi

Las sesiones familiares tienen algo muy especial para mi. Ya no solo por el reto que suponen, sino porque en ellas tengo la responsabilidad de captar los sentimientos y emociones de cada uno de los miembros de la familia. Y, por supuesto, no todo el mundo se siente igual de cómodo delante de una cámara. Por eso me gusta hablar primero un poquito con los padres para saber cual es su estilo e intuir que es lo que les puede ir mejor para sentirse a gusto. Que sientan el momento de la manera mas familiar posible. Como si yo apenas estuviera allí.

Obviamente, trabajando con niños pequeños llevo uno y mil cacharritos y planes B para que no se aburran y estén lo más entretenidos y participativos posible. Pero lo que mas me gusta, sin duda, es plantear cada sesión como un juego familiar. Yo estoy alrededor, dando algunas indicaciones, pero dejándoles libertad para relacionarse entre ellos de la manera mas natural posible.

De ahí es de donde salen las fotografías que mas me gustan, los momentos mas auténticos y las sonrisas mas sinceras. Esas caras de felicidad en las que luego las madres reconocen a sus pequeños tal y como son. Sin posados perfectos, ni posturas artificiales. Solo ellos, niños en estado puro.

Jugar es esencial para ellos, pero también para nosotros pues nos conecta con nuestro niño interior y da un brillo especial a nuestra mirada. Y yo también juego con ellos. Les animo a que interactúen, a que no me miren siempre a mi. ¡Y me lo paso genial!

Con Herminia, Santi y su peque la cosa fue rodada. Pasamos un par de horas paseando, jugando, disfrutando y creo que eso se nota en la sesión. Aquí os dejo una pequeña muestra, para que veáis lo bien que lo pasamos:

sesion-familiar-valenciasesion-familiar-valenciasesion-familiar-valenciasesion-familiar-valenciasesion-familiar-valenciasesion-familiar-valencia

Si queréis una sesión familiar o cualquier otra, podéis pedir información sin compromiso mandándome un mensaje privado en cualquiera de mis redes sociales, o escribiéndome un  mail a hola@anouklatorrefotografia.com

Sesión bebé Martín y Marina

Cuando uno se dedica a hacer sesiones, principalmente, en exteriores, tiene que aprender a adaptarse a las estaciones y a las diversas condiciones climáticas que puedan darse. Muchas veces he tenido que posponer una sesión porque el día se ha encapotado totalmente o porque se ha levantado demasiado viento. Pero muchos otros, por motivos de tiempo, no ha habido esa posibilidad (sobretodo en sesiones de embarazadas) y no ha habido más remedio que tirar para adelante con lo que hubiera. Hasta en esos momentos hay que ser capaz de convertir las adversidades en ventajas y venirse arriba.

Con Marina y su bebé Martín nos pasó. Quedamos una primera vez y tuvimos que anularlo por el aire. Pero por suerte a la segunda fue la vencida y pudimos hacer la sesión, a medio camino entre de bebés y familiar, que me había pedido. Ya sabéis que todo se puede hablar y siempre estoy abierta a escuchar vuestras sugerencias como clientes.

Quedamos en un pueblo costero entre Valencia y Castellón a última hora de la tarde, para aprovechar la luz del atardecer. El sitio lo tenía poco explorado pero, aun así, me ofreció la oportunidad de encontrar bonitos rincones.

Trabajar con niños es imprevisible. Hay niños que colaboran de buen grado desde el principio de la sesión y hay otros a los que hay que ir ganándoselos poco a poco. Martín, al principio, no estaba muy por la labor. Le intimidaba mi presencia y sus miradas eran más de recelo que otra cosa. Es normal, esto pasa muy a menudo. Bucamos un cambio de escenario y un cambio de estrategia y nos metimos de pleno en la playa, esperando que eso llamara su atención y se relajara. ¡Y así fue!

Redescubrió la arena fina de la playa, el sonido del mar y la sensación del agua rozando sus pies como si fuera la primera vez, ¡estaba encantado! Y yo pude captar todos esos momentos únicos a través de mi objetivo. Así que al final la tarde salió redonda y Martín se despidió de mi lanzándome besitos y todo. ¿Que más se puede pedir?

Aquí os dejo una selección de las fotos de la sesión:

sesion-bebe-familia-valencia sesion-bebe-familia-valenciasesion-bebe-familia-valenciasesion-bebe-familia-valencia sesion-bebe-familia-valencia sesion-bebe-familia-valenciasesion-bebe-familia-valencia sesion-bebe-familia-valenciasesion-bebe-familia-valencia

Para cualquier duda sobre las sesiones bebe o cualquier otra aquí os dejo las diferentes opciones, y si tenéis alguna consulta podéis contactar conmigo a través de hola@anouklatorrefotografia.com

fotografos-valencia-maternidad-familia

Comunión Jorge

Siempre hay una primera vez para todo y, aunque yo mi Primera Comunión ya la pasé hace décadas, hace poco viví una segunda Primera Cominuón, pero esta vez desde el otro lado de la cámara. Recuerdo que cuando me tocó a mi ponerme delante fui con mi madre a un estudio, de estos de toda la vida, en los que el fotógrafo tenía mil millones de fondos bucólicos, atrezzo vario y hasta un columpio lleno de flores, el cual me causo sensación, como al 99% de las niñas que allí iban a fotografiarse. Todo era muy lo que tenía que ser, clásico, encorsetado, lo que había en aquella época. Por suerte, más de 20 años después, las cosas han cambiado bastante y existe un amplio abanico de posibilidades para hacer este tipo de sesiones.

La posibilidad del estudio sigue existiendo, lo clásico nunca muere, pero ¿porque no darle un aire diferente? ¿porqué no dejar que el niño disfrute como lo que es, vaya vestido de lo que vaya? Para ello las sesiones de exteriores son lo mejor porque se puede elegir el entorno que mas guste a la familia y siempre será más fácil conseguir que el niño se sienta cómodo delante de la cámara.

Ese es el tipo de sesión que me gusta hacer, en general. Por eso cuando los padres de Jorge se pusieron en contacto conmigo estuvimos hablando y ellos decidieron que lo que yo les ofrecía encajaba perfectamente con lo que ellos iban buscando. Siempre es un placer y una satisfacción que confíen en tu criterio, sobretodo cuando les dices que es la primera vez que vas a hacer una sesión de Comunión.

Trabajar con niños mayores es muy diferente a hacerlo con bebés, en algunas cosas. Colaboran mucho más, es mucho mas sencillo comunicarte con ellos y conseguir lo que quieres, pero hay algo que no varía, y es que los niños se cansan pronto, da igual la edad que tengan. Por norma general las sesiones no suelen durar mas de hora y media, que es lo que te aguanta un niño de buen grado, así que hay que intentar sacar lo mejor de ellos cuanto más rápido mejor.

¡Con Jorge y su familia fue una maravilla! Nos fuimos a un parque muy conocido de la ciudad, precioso, a media tarde, y allí conseguimos unas bonitas tomas de él junto con sus padres y su prima pequeña. Estoy muy satisfecha del resultado final de esta sesión, unas fotos sin rigideces, naturales, en las que a ellos se les ve relajados, en familia y yo soy una mera espectadora que captó la belleza del momento.

¡Gracias familia!

Fue un auténtico placer trabajar con vosotros y sobretodo que confiarais en mí para este día tan especial.

Jorge-sesion-comunion-valenciaJorge-sesion-comunion-valenciaJorge-sesion-comunion-valenciaJorge-sesion-comunion-valenciaJorge-sesion-comunion-valenciaJorge-sesion-comunion-valenciaJorge-sesion-comunion-valenciaJorge-sesion-comunion-valencia

Si estáis interesados en una sesión de Comunión o en cualquiera de mis sesiones, podéis poneros en contacto conmigo a través de hola@anouklatorrefotografia.com

Sesión familiar Marta y Jose Luis

Los últimos dos meses han sido una auténtica locura, no solo por las fiestas, que descontrolan a cualquiera, sino por la cantidad de trabajo que he tenido. ¡Estoy muy contenta! ¡De verdad! Pero ya necesitaba descansar un poco y poder reorganizar mis ideas y encarar los nuevos proyectos que nos trae este 2016. Por eso, sin duda, esta entrada llega tarde, muy tarde, pues hace dos meses que tuve el placer de hacer esta sesión familiar con Marta, Jose Luis y sus dos peques y aun no había tenido tiempo de sentarme a contároslo.

Marta llegó a mi a través de ver una foto mía en Facebook. Se puso en contacto conmigo porque quería una sesión a mitad de camino entre la sesión de lactancia y la sesión familiar. En esto suelo ser muy flexible, todo se puede hablar, y quedamos en hacer un mix de ambas. Ella tenía ganas de tener un recuerdo bonito de su lactancia prolongada, su peque tiene ya dos años, pero también quería tener algunas fotos chulas de su familia, esas fotos que por unas cosas o por otras siempre cuesta mucho tener. Ya no por no contratar un fotógrafo, eso es lo de menos, sino porque simplemente el tiempo pasa y uno no se acuerda de hacerse fotos de la familia al completo.

Quedamos a finales de noviembre en una gran zona verde de las afueras de Valencia. Yo hasta ese día no lo conocía y fue todo un descubrimiento. Con este otoño/invierno raro que hemos tenido y estamos teniendo este año, a pesar de las fechas que eran tuvimos un tiempo estupendo, un día de mucho sol y con apenas frío, lo que vino muy bien para la parte de las fotos de lactancia. Aunque yo iba bien pertrechada de mantas, por si acaso.

Estuvimos dando un pequeño paseo mientras charlabamos, para ir rompiendo el hielo y en seguida encontramos una zona perfecta para empezar la sesión. El sitio era maravilloso, y los colores del otoño siempre dan mucho juego. Fuimos cambiando de lugar, aprovechando las posibilidades que nos daba el paisaje, con riachuelo incluido, hasta que la niña pidió teta y entonces nos pusimos con la parte de lactancia de la sesión, algo más intimo, intentando siempre captar esos momentos de complicidad tan estrecha que genera el acto de dar el pecho. Una vez no quiso más volvimos a la sesión familiar. Para las fotos de lactancia es muy importante respetar el ritmo de los niños, son ellos los que marcan el cuando y yo siempre intento amoldarme a cada situación.

Para el resto de la sesión estuvimos interactuando con el paisaje, buscando siempre opciones divertidas, que fueran un juego, para que los niños, el mayor de 5 años y la pequeña de 2, no se aburrieran y estuvieran entretenidos en todo momento. Se lo pasaron genial jugando con las hojas secas, haciendo pompas de jabón, leyendo un cuento pop-up, andando por los troncos caidos y saltando en familia. ¡Como veis hicimos de todo y ellos se portaron super bien! (los papás también, jejeje).

Fue una sesión larga, algo más de dos horas, pero muy natural y divertida en la que espero se sintieran tan cómodos como yo haciéndola. ¡Con familias así da gusto trabajar! Aquí os dejo algunas fotos para que veáis de lo que os hablo:

sesion-familiar-valencia

sesion-familiar-valencia

 

sesion-familiar-valencia

sesion-familiar-valencia

sesion-familiar-valencia

¡Muchas gracias familia!

Si estáis interesados en una sesión de fotos familiar o de lactancia podéis poneros en contacto conmigo a través de hola@anouklatorrefotografia.com